10 cosas que nunca debemos decir o preguntar a una persona en silla de ruedas

Uno de los temores más grandes que siente mucha gente al acercarse a una persona con impedimentos es cómo conversar e interactuar normalmente sin que sus palabras o acciones puedan lastimar, herir o causar algún malestar en la persona con impedimentos. Sin embargo, en ocasiones la curiosidad o el deseo de hacer sentir bien a esa persona nos hacen cometer graves errores e impertinencias. Para atender a esta situación, me di a la tarea de traducir al español una publicación de Tiffiny Carlson en la Revista New Mobility: life beyond wheels que trata específicamente de aquellas frases o preguntas que nunca debemos hacer a una persona en silla de ruedas.

10 cosas que nunca debemos decir o preguntar a una persona en silla de ruedas:

  1. Ve despacio ahí. Te van a expedir un boleto por velocidad. Cuando veas a una persona en silla de ruedas y sientas ganas de dejar escapar la broma del “boleto por velocidad”, recuerda dos cosas: no es gracioso y no es original.
  2. ¿Que te pasó? En realidad no es asunto tuyo.
  3. ¿A qué velocidad va esa cosa? Refiriéndose a la silla de ruedas.
  4. ¿Conoces a esta u otra persona que está en silla de ruedas también? La palabra ‘silla de ruedas’ no es un pueblo. Igual que nunca preguntarías a un afroamericano si conoce a tu amigo Michael que es afroamericano también, nunca debes preguntar a una persona en silla de ruedas por alguien más que use silla de ruedas.
  5. ¿Tu pareja es una persona en silla de ruedas también?
  6. Prefiero morir que ser discapacitado. Tal vez te sientas de esa manera y estas en tu derecho de sentirte así, pero es probable que nunca sea una buena idea compartir ese sentimiento a  una persona con impedimento.
  7. Eres bien parecido(a) para estar en silla de ruedas.
  8. “Bien por ti”. Quizás una de las cosas más horribles que podemos decir a alguien que usa una silla de ruedas es “bien por ti” cada vez que hacemos algo básico, como, no lo sé, salir en público.
  9. ¿Puedo hacerte una pregunta personal? No somos ‘loros que hablan’ en exhibición para su diversión.
  10. Oye corredor de velocidad. ¿Me puedes dar una vuelta? Finalmente, no hay nada como llamar a un adulto plenamente maduro que usa una silla de ruedas “corredor de velocidad”.

Recuerda que cada persona y cada caso es diferente, así que a la hora de conversar con una persona en silla de ruedas sólo relájate, fluye normalmente y quita de tu mente la idea de hablar con esa persona sobre su impedimento, domina tu curiosidad. No es necesario que sobreactúes ni que intentes ser más gracioso de lo normal, probablememnte eso sólo abone a que hagas algún chiste impertinente. ¡Sigue los consejos de Tiffiny Carlson y a platicar se ha dicho!

*Esta no es una traducción profesional por lo que puede contener errores.

Para consultar la versión original de este artículo a continuación los detalles de la publicación:

-Tiffiny Carlson, www.huffingtonpost.com.

Read Carlson’s Spin 2.0 blog on newmobility.com.

Revista New Mobility (Julio 2013) página 52.

newmobility.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s